INICIACIÓN A LA CATA DE VINOStorres

cataf1 La cata consiste en probar y realizar con atención el análisis de un vino mediante los   sentidos. Para descubrirlo, analizar sus defectos y también sus cualidades. Con la finalidad de definir y comunicar sus características.



Los tipos de cata se pueden clasificar en:

1. Cata hedonista: Se limita a explicar el placer o el desagrado experimentados al probar un vino.

2. Cata analítica: Es más compleja, consiste en detectar y expresar las sensaciones percibidas de un vino Con la intención de precisar sus peculiaridades, su constitución y su equilibrio.


copa_pngMECANISMO DE LA CATA:



1.  La educación a la percepción de las sensaciones. Consiste en educar los sentidos con el mayor número de informaciones. Es necesaria una gran curiosidad sensorial. El pasado del catador condicionará su educación, no recibirán la misma formación olfativa los habitantes del campo que los habitantes de la ciudad.



2.  Memorización de las percepciones recibidas. Catar un vino es leer las informaciones que este nos aporta mediante los sentidos. Así a cuanto mayor número de sensaciones tengamos  aprendidas más información se recibirá de un vino.



3.  Expresión de las sensaciones percibidas y reconocidas. Se trata de expresar la información recibida de un vino. Es la causa de la existencia de un vocabulario especifico y del gran problema al que se enfrentan la mayoría de los catadores aficionados, el no saber como explicar lo que percibe


copa_pngREQUISITOS PARA REALIZAR CORRECTAMENTE UNA CATA



Una cata requiere una gran concentración, atención y evitar cualquier factor que pueda interferir en las sensaciones que debemos percibir, ya sean visuales, olfativas o gustativas.

·         Un entorno adecuado.

-          Una buena iluminación, ya sea natural del día o artificial, en este caso, que sea lo más similar posible a la natural.

-          El silencio evitará la pérdida de concentración.

-          Una temperatura ambiente agradable, entre 20 y 22ºC.

·         La muestra.

-          Debe ser anónima, sin contener ninguna información sobre el vino que se va a catar.

-          La temperatura del vino debe ser aquella a la cual será servido para su consumo.

-          El número máximo de muestras a catar dependerá de la capacidad de cada catador.

·         La copa.

-          Deberá ser de cristal fino, de transparencia absoluta y totalmente incolora.

-          En cuanto a la forma deberá tener la boca más bien cerrada, para no dejar escapar los aromas. De formas más redondas y/o de tulipas para los vinos tranquilos, de flauta para los vinos espumosos y con formas más a balón para los brandies y aguardientes.

-          El tamaño deberá ser el suficiente para que una vez se haya llenado el tercio de copa contenga unos 200cc de vino.

-          La conservación de las copas es muy importante. La limpieza de estas se llevará a cabo con agua, sin detergentes aromáticos. En el secado se utilizarán servilletas limpias y sin perfume. Hay que evitar conservarlas boca a bajo sobre una superficie ya que pueden toman olores (metal, madera, etc.). Lo más -apropiado sería colgarlas boca abajo.

·         La muestra

-          Debe ser anónima sin contener ninguna información sobre el vino que se va a catar.

-          La temperatura del vino debe ser aquella a la cual será servido para su consumo.

-          El número máximo de muestras dependerá de la capacidad de cada catador.

·         El catador.

-          Estado físico. El catador no debe estar cansado, dificulta la atención y la concentración. Evitar realizar una cata mientras se esté resfriado, hay una mayor dificultad de percepción de las sensaciones. Todo catador debería estar en forma en el ejercicio de la cata, debe por lo tanto entrenarse regularmente, refrescará la memoria sensorial y proporcionará resistencia.

·         Otros:

-          No se ha de comer durante el ejercicio de la cata.

-          La mejor hora para realizar una cata se sitúa sobre las 11 - 12 h de la mañana.

-          No fumar durante la cata.

-          No llevar perfumes pesados, podrían alterar nuestras percepciones y la de los demás catadores.

-          Si la cata es a ciegas no se debe hacer comentarios ni gesticulaciones sobre los vinos que se están catando hasta el final, podrían condicionar la opinión de los demás catadores.

-          Aspecto genético, hay enfermedades que disminuyen la percepción de las sensaciones:



-          Ceguera: Impide realizar por completo el análisis visual, pero es muy probable que tenga una mayor sensibilidad de percepción en los demás sentidos.

-          Agúsia: Pérdida total del gusto.

-          Hipoagúsia: Sensibilidad gustativa debilitada.

-          Anosmia: Pérdida temporal o permanente de la capacidad olfativa.

-          Hiperosmia: respuesta excesiva a ciertos aromas.

-          Cacosmia: Percepción de olores desagradables inexistentes.

-          Parosmia: Percepción falsa de olores.

-          Antosmia: Alucinación olfativa en ausencia de olores.